Alfombras DC

Alfombras: una pieza única para una decoración exclusiva

Es común entrar a un hogar o a un local comercial y observar la decoración. Muchas veces (por no decir todas), verás tapetes en el piso de diferentes colores, formas, materiales y tamaños.

El mayor catálogo de alfombras. ¡Práctica y con estilo!

Las alfombras, ese elemento decorativo que es tan usado en todo el mundo desde tiempos incalculables. Para que sepas más sobre el tema, hemos preparado este artículo que, estamos seguros, te va a interesar. ¿Qué tal si lo lees desde ya?

Después de saber toda la información referente a las alfombras, seguro sabrás elegir la mejor para tu casa. ¿Lo compruebas?

¡Navega por nuestra web y encuentra el producto que necesites!

¿Qué son las alfombras?

Antes de empezar a hablar sobre los aspectos más importantes de las alfombras, será necesario que sepas cuál es su definición.

En este sentido, el Diccionario de la Real Academia Española define esta palabra como un tejido de variados colores, materiales, dibujos y otras características que se ubican en los pisos de las estancias.

Sin embargo, debemos mencionar también que durante la Edad Media las alfombras se colgaban en las paredes y se situaban encima de las mesas. En el primero de los casos tomaban la función de tapicería, mientras que en el segundo tiene un carácter decorativo.

Para ser exactos, las alfombras que se usaron durante ese tiempo fueron las turcas, pues las persas no llegaron a Europa sino hasta el siglo XVII tras la apertura de las rutas hasta ese continente.

Aún así, fue en el siglo XVIII cuando los hogares occidentales comenzaron a ubicar a las alfombras solo en sus pisos. Desde entonces, estos tapetes se popularizaron no solo en Europa, sino que se extendieron por todo el mundo hasta convertirse en un elemento decorativo casi indispensable.

¿Para qué son las alfombras?

Como acabamos de mencionar, el uso de las alfombras en los hogares es casi indispensable, así que puedes prescindir de ellas. Sin embargo, son pocas las viviendas que no incluyen este tapete en su decoración, pues le da un toque único al hogar.

En este sentido, debes saber que las alfombras tienen muchísimos otros usos, y que no se limitan a formar parte del diseño de una determinada estancia. Por esta razón, creemos que es necesario que sepas para qué son las alfombras, y te lo diremos a continuación.

Sirven para proteger el suelo de un determinado espacio dentro del hogar. Lo más común es que esta función se cumpla cuando el piso es de madera o porcelanato.

Las alfombras también tienen la función de cubrir los suelos en temporada de invierno o cuando la temperatura del espacio es muy baja.
Es común ubicarlas, por ejemplo, cuando hay un aire acondicionado cerca.

En el caso de los baños o la cocina, las alfombras sirven para evitar accidentes como caídas por resbalones.
En esos espacios se usan tapetes anti resbalantes, pues es común que haya botes de agua que pueden resultar peligrosos.

Delimitar estancias es otra de las funciones de las alfombras. Ubicar estos tapetes en determinados lugares puede indicar la división de espacios.

Según su textura, las alfombras también pueden ser ideales para dormir siestas.

Se pueden ubicar en salones de niños con fines educativos o para jugar. En este contexto, los tapetes deben estar fabricados con materiales especializados para infantes.

Las alfombras también pueden servir para ubicarlas en espacios para las mascotas. Como sucede en el caso de los niños, los materiales de fabricación deben contar con unas características determinadas.

¿Cuál es el tamaño adecuado para una alfombra?

Elegir la alfombra con el tamaño adecuado dependerá de la estancia donde estará ubicada. Cada salón tiene características distintas, y para ayudarte con esta elección te dejamos algunas sugerencias a continuación.

Para el salón

El salón del hogar es uno de los espacios más importantes. Ahí se reciben las visitas y se pasa mucho tiempo en familia, así que para mayor comodidad podrás elegir una alfombra que abarque todo el centro hasta las patas delanteras de tus muebles.

Esto es ideal si quieres apoyar los pies en la alfombra mientras estás sentado, pero si no es así entonces debes calcular el tamaño del tapete de manera que quede en el centro sin tocar los muebles.

Otro aspecto a considerar al elegir el tamaño de la alfombra es ubicarla solo en el espacio libre de muebles del salón. Se trataría, entonces, de un tapete con menores medidas.

Para el dormitorio 

Por supuesto, las habitaciones son unos de los espacios más importantes de la casa.
La elección de la alfombra en este caso depende de las dimensiones de la cama y de los muebles que están alrededor, sin dejar a un lado, claro está, el tamaño completo de la habitación.

Además, es importante tener en cuenta la ubicación de los muebles auxiliares y de la cama, pues así será más sencillo calcular un estimado. A ello se le suma el tipo de habitación en cuestión.

Es decir, si es un dormitorio de niños, es evidente que las dimensiones de las alfombras no serán las mismas que las de un dormitorio de adultos.

La primera opción que tienes para elegir la alfombra ideal es optar por una que cubra absolutamente todo el piso de la habitación. Por supuesto, se trata de la alternativa más costosa, pero también de la más vistosa si de decoración se trata.

Ahora bien, si tu presupuesto es un poco más reducido, pues sacar el tamaño de tu alfombra midiendo desde las patas delanteras de las mesas de noche. Esto es importante porque con ellas se sostendrá uno de los extremos del tapete.

Otra de las alternativas es escoger alfombras en U, y para ello tendrás que tomar las medidas de alrededor de la cama sin contar los muebles auxiliares.

En este caso debes asegurarte de que la alfombra no quede tan alejada de las orillas de la cama, pues ahí posarás tus pies desnudos al despertar.

Es importante destacar que todas estas opciones de tamaños para alfombras son ideales cuando la cama está ubicada en el centro del dormitorio. Por cierto, también debemos mencionar que existe la alternativa de ubicar tapetes individuales alrededor de la cama.

Esta opción es especialmente ideal si tu presupuesto es ajustado y si no quieres que toda la habitación esté cubierta por la alfombra. Si eliges esta alternativa, podrás calcular los tamaños de los tapetes cuando midas el largo y el ancho de los laterales de la cama.

En este sentido, también es posible que no quieras ubicar otra alfombra en el piecero de la cama, así que podrías adquirir solo los tapetes de los lados.

Ahora bien, en lo que respecta a las habitaciones de los niños o de los huéspedes, puedes optar por alfombras de menor tamaño y las puedes ubicar en los espacios vacíos.

Lo más común es que sea en el piecero de la cama o en los lados, pero eso dependerá de la decoración del dormitorio.

Para el comedor

Elegir la alfombra para el comedor dependerá, en este caso, de la forma que tenga la mesa y la disposición de las sillas.

En este sentido, si tu comedor es cuadrado, la alfombra también debe tener esa forma, y así sucesivamente.

Es importante, además, que la alfombra sea lo suficientemente grande para abarcar todo el espacio aun cuando se abran las sillas.

De esta manera evitarás que el roce al abrir y cerrar las sillas pueda deteriorar el aspecto de la alfombra.

Para zonas de paso

Las alfombras son esos objetos que pueden ser ubicados en casi cualquier parte del hogar. Por esta razón, es posible ubicar los tapetes en los pasillos, en el inicio de las escaleras y, por supuesto, en la entrada, donde también son muy comunes.

En estos casos lo importante es que las alfombras tengan el tamaño suficiente para abarcar tus dos pies. De esta manera te asegurarás de que la alfombra cumplirá su función de proteger la zona de entrada o de descanso.

Para salones de trabajo

Sabemos que es muy común ambientar espacios dentro de la casa para trabajar, sin dejar a un lado, claro está, las oficinas. En ambos casos podrás determinar el tamaño de la alfombra si tomas las medidas del salón completo.

Para determinar cuál es el tamaño de la alfombra ideal para este tipo de espacios, tendrás que asegurarte de que todos los muebles queden dentro de la estancia.

De manera especial, debes garantizar que las sillas donde trabajarás no queden por fuera, pues al abrir y cerrarlas pueden deteriorar el aspecto de la alfombra. Además, evitarás tropiezos que pueden conllevar a accidentes.

Para exteriores

Los exteriores pueden ser los espacios más difíciles de medir, pues algunas veces son tan extensos que no pueden ser cubiertos por una alfombra. Sin embargo, esto no quiere decir que sea imposible hacerlo, solo que debes tomar las medidas de manera cautelosa.

Sumado al tamaño de la alfombra se encuentran los materiales de fabricación, los que deben ser lo suficientemente fuertes para soportar los cambios climáticos y demás agentes exteriores.

¿Qué color elegir?

Para elegir el mejor color de una alfombra, será necesario tener en cuenta todas las tonalidades que revisten la estancia. Desde los colores de las paredes hasta las del piso, sin dejar a un lado los del techo, son importante para hacer una elección correcta.

Después de tener esto claro, debes saber que en el mercado encontrarás numerosas opciones de colores. Puedes elegir, además, entre combinaciones de tonalidades y texturas, pero queremos enfocarnos en los colores claros y oscuros.

Dependiendo de las funciones que quieras darle a tus funciones, puedes seleccionar una u otra opción. Recuerda que puedes usar las alfombras como delimitantes de espacios o con fines decorativos.

En todo caso, mira la información que tenemos al respecto.

Alfombras claras

Las alfombras claras no se refieren solamente a los colores blancos o grises, sino que abarca toda la paleta de colores siempre y cuando no sean tan intensos.

En este sentido, los tapetes claros están especialmente diseñados para aportar más luz a los salones, así como también para ofrecer una sensación de amplitud increíble. Por esta razón, podrás elegir esta opción si tu estancia es de dimensiones limitadas.

Para completar esa sensación de un espacio más amplio, puedes optar por pintar tus paredes y tu techo también con colores claros. Sumado a ello, las tonalidades claras en las alfombras aportan frío a la estancia.

Por esta razón, esta opción es perfecta en aquellos lugares donde las temperaturas suelen ser altas. Sin embargo, también debes saber que las alfombras con tonalidades claras llevan más trabajo al momento de mantenerlas, pues son fáciles de ensuciar.

En conclusión, elegir alfombras claras es ideal en viviendas donde los espacios son limitados, en hogares calurosos y en lugares donde los puntos de luz no se pueden ampliar de manera natural.

Alfombras oscuras

Las características de las alfombras oscuras son todo lo contrario a las de las claras. Elegir estas tonalidades de tapetes será ideal si tus espacios son muy grandes y quieres hacerlo más acogedor, sin dejar a un lado que puede ayudarte a ofrecer una sensación de calor.

De esta manera, las estancias frías pueden volverse más cómodas con alfombras oscuras, y te recomendamos elegirlas también si necesitas nivelar los colores de un espacio. Muchas veces, en los espacios de estudios, esto puede ayudar a que las actividades sean más cómodas.

Por último, la ventaja más grande que tienen las alfombras oscuras frente a las claras es que requieren de menos mantenimiento. De hecho, es muy difícil que se perciban manchas o suciedades en estos tapetes.

Ubicación ideal para una alfombra

La ubicación ideal de las alfombras dependerá del espacio en cuestión. Como mencionamos en el apartado de tamaños ideales para las alfombras, son muchos los factores que influyen en esta elección.

Lo importante es que tu alfombra cumpla con sus funciones sin estropear el diseño original de tus espacios. Es elemental que la estancia no quede más pequeña de lo que debería, ni tampoco muy oscura ni muy clara.

En lo que determines estos aspectos, podrás incluir una alfombra tanto en interiores como en exteriores.

Tipos de alfombras según sus materiales

Las alfombras también se dividen en varios tipos de materiales. Cada uno de ellos tienen funciones distintas dentro de los espacios, así que deberás tener en cuenta esta información para poder elegir la mejor.

Alfombras de materiales naturales

Los tapetes fabricados en materiales naturales son los más usados y los más económicos del mercado. Mira a continuación cuáles son algunas de sus propiedades.

Alfombras de lana 

Las alfombras de lana son aliados importantes si buscas aislantes térmicos y acústicos para tus espacios. Además, son indispensables si quieres evitar la intrusión de ácaros y demás agentes bacterianos.

Alfombras de algodón

Las de algodón, por su parte, son ideales para ubicarlas en cuartos de baño por su alta capacidad de absorción. También son fáciles de mantener, pues es posible que puedas lavarlas en la lavadora del hogar, aunque eso dependerá de su tamaño.

Alfombras de yute

Las fibras naturales del yute son muy delicadas, por eso es importante ubicarlas en un espacio donde no haya tanto tránsito para no dañarla. Son ideales para el interior del hogar por la rigidez y elegancia que aportan.

Alfombras de sisal

Las alfombras de sisal también son parecidas a las de yute en aspecto, pero pueden ser más claras que las primeras. Sin embargo, su principal diferencia es que son más resistentes, así que puedes ubicarlas en espacios de mucho tránsito.

Alfombras de bambú

Las alfombras de bambú son las más indicadas si quieres evitar las alergias en casa. Además, son unas de las más fáciles de mantener por su resistencia al polvo y a la suciedad. eso sí, no podrás ubicarlas en zonas húmedas porque pueden dañarse.

Alfombras sintéticas

En el mercado también encontrarás alfombras fabricadas mediante procesos industriales. Aquí te mostramos cuáles son las más comunes.

Alfombras de polipropileno

Son unas de las más económicas que encontrarás, y su principal ventaja es que son resistentes a los aplastamientos y al desgaste. Son ideales para exteriores.

Alfombras de poliéster

Las de poliéster, por su parte, son unas de las más cómodas. Casi siempre su textura es suave al tacto, y también son fáciles de trasladar porque pueden doblarse sin mayores contratiempos.

Alfombras de poliamida o nylon

Este tipo de alfombras es el más usado si de espacios grandes y con mucho tránsito se trata. Son sumamente resistentes y duraderos, aunque sus diseños casi siempre son minimalistas para no sobrecargar las estancias.

Alfombras acrílicas

Las alfombras acrílicas son las ideales para espacios que tienen mucha exposición a la luz solar o artificial. También son resistentes como las de nylon.

Alfombras vinílicas

Pero si buscas versatilidad, las alfombras vinílicas son la opción ideal para ti. Casi siempre son usadas en cocinas, exteriores y salones para niños o mascotas por su facilidad de limpieza.

Alfombras artificiales

Este tipo de alfombras son elaboradas en procesos químicos a partir de sustancias encontradas en la naturaleza. Casi siempre se trata de celulosa o caseína que se transforma en viscosa o rayón.

Alfombras de viscosa

Las alfombras de viscosa son unas de las más vistosas que encontrarás, y también una de las más hermosas. Su aspecto aterciopelado se compara con la seda, y su fabricación conjunta con otros materiales como lana trae como resultado una alfombra suave y luminosa.

Con toda esta información, verás que elegir la alfombra más adecuada para tu estancia será mucho más fácil.